Ya ha llegado el tiempo en el que nuestro césped comienza a despertar y a creer con la llegada de la primavera. Estos son los cuidados que debes tener en cuenta a partir de ahora.
Como ya habrás notado ya empiezan las temperaturas a subir y las plantas ya están de nuevo activas. El jardín se llena de vida, pero no bajes la guardia, ya que las heladas tardías pueden provocar daños en los nuevos brotes que han aparecido con el aumento de las temperaturas.
Mientras que unas acaban, otras comienzan, la actividad no para, toma nota de las tareas que deberías realizar para tener tu jardín a punto en verano.
Te traemos una serie de trucos para realizar en este mes de Julio, para que tu jardín luzca siempre bello.
Aunque este es el mes casi todo el mundo está de vacaciones, nuestro jardín no descansa por lo que debemos estar atentos y prepararlo para el otoño.
El calor ya se ha ido y las necesidades de agua disminuyen, dándonos un respiro y cambiando el riego a primeras horas de la mañana, pues la noche empieza a alargar y el rocío hace acto de presencia permaneciendo las plantas húmedas durante toda la noche si el riego se efectúa al atardecer, condiciones óptimas para el desarrollo de enfermedades criptogámicas.
Septiembre es un mes muy interesante para intervenir en el césped. Ahora después del calor estival, se suele producir una recuperación natural del césped, que tiende a vegetar nuevamente con mayor normalidad.