Con el comienzo de año, el césped nos pide cada vez menos atenciones. Noviembre, diciembre y enero son meses en los que el césped comienza su ralentización.