Las plantas vivaces

Las plantas vivaces

Las plantas vivaces, son plantas que duran durante varios años como los arbustos y árboles, pero que durante el invierno, desaparece la parte aérea, ya que sus tallos no son duros. En el mercado existe una gran variedad de plantas de extraordinarias floraciones y follajes, incluso algunas que producen bayas y colores en otoño.

Aubretia, Arabis, Sagina, Cerastium, sedum de distintas variedades, veronica repens, Aster, Lupinus

Antes de plantar...
La paleta de plantas vivaces es muy grande, por lo que hay que hacerse una idea de que es lo que queremos. Algunas, son conocidas por su facilidad (los Áster por ejemplo), otros por su gran talla (Algunas gramíneas como Miscantus) y también otras por su floración sin igual (como las aubretias) o pequeñas plantas de flores pequeñas y delicadas como las arabis con su blanco refinado.

Todos los colores, todos los follajes son posibles: haz tu elección asociando tipos variados. Algunas vivaces tienen tendencia a crecer en mata densa y ceñida, como las Saginas, que forma pequeñas bolas densas verdes o los lupinus que crean matas de flores muy llamativas mientras que otras se extienden en anchas matas como como el Cerastium.

Incluso con estas plantas se pueden crear setos en verano y que en invierno desaparezcan, por ejemplo para tapar algunas vistas durante el verano y recuperarlas en invierno o ocultar la parte trasera de un macizo.

Las más pequeñas deben colocarse delante de los macizos o a los pies de los arbustos para proteger el suelo. Se les llama cubre-suelo porque tienen tendencia a extenderse, como los verónicas  (Veronica repens).

En el momento de la plantación
La mejor época para plantar las vivaces se sitúa en primavera y en otoño. En climas cálidos, más vale plantarla en otoño para que sus sujetos se instalen durante la estación de descanso. En otras regiones, plante en primavera cuando las más gordas heladas hayan pasado. Procurando que la planta esté en descanso.

Antes de plantar enriquece la tierra con un poco de compuesto; a las vivaces les encanta. Evita sin embargo el estiércol no descompuesto, que las hará pudrirse. Dales abono a finales del invierno, a las más glotonas, las que forman grandes tallos o grandes hojas.

Cuidarlas
Durante el invierno, hay que cubrir a las plantas vivaces con una capa de hojas recogidas durante el otoño o con paja. Retirándola a finales del invierno, cuando los brotes jóvenes se formen en la base de los viejos tallos.

Responder

* Nombre:
* email: (No se publicará)
   Website: (url del sitio con http://)
* Comentarios:
Escriba el código